Estiman campaña sucia contra Leonel dificultaría proyecto reeleccionista

La presencia en el país del controversial consultor de “campañas negativas”, el venezolano Juan José Rendón, o “J.J. Rendón”, no sólo ha disparado las alarmas respecto de nuevos planes de agravios personales contra el ex-presidente Leonel Fernández, sino que ha planteado interrogantes sobre si su asesoría no haría más mal que bien a un proyecto de reelección del presidente Danilo Medina que luce distanciarse de lo políticamente posible.

“Bajar a Leonel y subir a Danilo”, sería el objetivo de la contratación de Rendón, un “cisne gris” de las “campañas electorales sucias”, que en los últimos cuatro años ha sido acusado de vínculos con el narcotráfico en países como México, Colombia y Venezuela.

A juicio de observadores, la contratación de “J.J.”, como a Rendón le gusta que le llamen, se lee como un acto de desesperación de sectores vinculados al Gobierno que están seriamente preocupados por el desplome en las encuestas del posicionamiento del presidente Danilo Medina y la desaprobación de alrededor de un 80 por ciento de la población a una reforma constitucional para la reelección.

El “tufillo” de “campañas sucias” ha sido alimentado con un intento de negación de la versión del propio publicista, quien escribió ayer en su cuenta de la red social de Twitter que, “No pienso en el señor expresidente Leonel Fernández. Nada que ver. Busquen a otro a quien atribuirle eso”.

No obstante, el exdiputado Vinicio Castillo denunció que Rendón ha contratado periodistas “independientes” y un diario impreso matutino para aparentar que las versiones contra el expresidente Fernández son independientes.

Iván el Terrible
El morbo en torno a este “gurú” de las “campañas sucias” se basa en su práctica profesional de crear climas de opinión negativos fundados en rumores en contra de los adversarios políticos de sus contratantes para hacerles perder elecciones.

“Yo si soy una persona que trato de hacer mi trabajo lo más duro posible y conozco algunas herramientas como el rumor”, afirmó el controversial asesor político en una entrevista con CNN en la que confesó que quiso ser neorocirujano para comprender los impulsos nerviosos del ser humano.“Cuando yo llego a un lugar, la gente me da la mano, le suda y le tiembla, dicen que soy Iván el Terrible”, enfatiza para defender que no existe una relación entre rumor y mentira.

Aunque aún no se conocen los detalles, en corrillos políticos se ha rumorado que Rendón ha sido contratado por sectores vinculados al presidente Medina para tratar de variar el clima de opinión pública en los próximos dos o tres meses, mediante una estrategia de ataques a Leonel Fernández, a fin de distraerlo en su agenda de crecimiento electoral y reposicionar al actual gobernante.

Sin embargo, analistas políticos advierten al sector del expresidente Fernández que una estrategia posible de este publicista venezolano pudiera ser distraer con el cuento de que “ahí viene el lobo” de las “campañas sucias” y finalmente hacer otra cosa.
Joao Santana vs J.J.

Lo que no está claro es si al asumir una agenda de trabajo con “J.J.”, el sector del presidente Medina ha roto con el grupo de Joao Santana, el archienemigo de Rendón, acusado por el venezolano de trabajar para dictaduras y de cobrar altas sumas de dinero por sus asesorías.

Joao Santana es sindicado como el cerebro del “quirinazo”, la “campaña sucia” del narcotraficante Quirino Ernesto Paulino Castillo contra Leonel Fernández en el 2015, así como el artífice de las Visitas Sorpresa del presidente Medina.

Fruto de su labor de asesoría, el brasileño ha recibido millonarias sumas de dinero del gobierno dominicano a través de su empresa Polis-Caribe.

Nexos con el narco

Rendón, quien viste siempre un lúgubre atuendo negro y se describe como un personaje de “vida misteriosa”, ha sido sindicado, por lo menos en tres países, de tener vínculos con el narcotráfico y de violación de una mujer venezolana en República Dominicana.

La primera de estas denuncias se produjo en Colombia mientras “J.J.” era asesor de la reelección del expresidente Juan Manuel Santos y tuvo que abandonar el país luego de un artículo de prensa que le señalaba como intermediario entre 2010 y 2011 en una operación de US$12 millones con los capos de la droga del clan de los “Hermanos Comba” a cambio de impunidad y rutas de tránsito del narcotráfico.

Ya fuera de Colombia, Rendón admitió la intermediación a través de abogados, pero negó haber recibido el dinero y salpicó a altos funcionarios del gobierno del presidente Santos.

En Venezuela, su país de origen, el dirigente chavista y exlíder del Congreso venezolano Diosdado Cabello lo acusó de vínculos con sectores del narcotráfico.

El mismo Cabello le sindicó en la televisión pública venezolana de ser autor de la violación de una compatriota suya en República Dominicana. Sobre este caso, “J.J.” mostró documentos de la Procuraduría General de la República y la fiscalía de Santo Domingo Oeste en los que se afirma que no tiene ninguna causa pendiente en el país.

El último traspiés de “J.J.” con las denuncias sobre nexos con el narcotráfico se produjo a principios del presente mes de enero, cuando el secretario personal del Chapo Guzmán, el colombiano Alex Cifuentes, testificó en Estados Unidos que Rendón recibía pagos mensuales del narcotraficante colombiano y que sobornaba políticos venezolanos para que le garantizaran rutas del narcotráfico a futuro.
Estas denuncias han generado serios cuestionamientos sobre la forma en que sectores políticos dominicanos vinculados al gobierno del presidente Medina se relacionan con este “cisne gris” de las campañas electorales.

Fuente:elnacional.com.do